Inicio         Registrarse       Iniciar Sesión


Pretendes Renunciar?

Publicado: 24.09.2015
¿Cómo sabemos cuándo nos tienen que liquidar? ¿En qué se diferencia de un finiquito? Estas son algunas de las interrogantes que la mayoría de las personas suelen preguntarse cuando ven próximo su fin a la relación laboral. Es importante recalcar que no es lo mismo un finiquito a una liquidación.

El finiquito es el simple pago de prestaciones laborales que el patrón le debe al trabajador (si las hay). En caso de la liquidación, existen otra serie de elementos que lo hacen diferente a la anterior. Muchas veces suele ser mal interpretado y esto hace que las demandas en la Junta de Conciliación y Arbitraje se vuelvan un común denominador.

Existen tres prestaciones básicas que todo trabajador tiene por ley (excepto aquellos que trabajan por honorarios o asimilados a salarios):

    Vacaciones
    Prima vacacional
    Aguinaldo

Además de estas, existen las de seguridad social. El finiquito consiste básicamente en pagarle al trabajador las prestaciones antes mencionadas si éstas aún no se han pagado. ¿Cómo es esto? Es simple, si tú trabajas un año con 6 meses y suponiendo que la fecha en que pretendes salirte de trabajar es en junio, ¿estamos de acuerdo que aún no es fecha de que te den el aguinaldo? Quizá tus vacaciones son hasta finales de noviembre. Pues de esto se trata el finiquito, de pagarte las prestaciones de ley por los 6 meses trabajados, incluso si no es fecha de pago de aguinaldo o prima vacacional.

¿Qué sucede con la liquidación?

Normalmente estas suelen venir acompañadas de pleitos, peleas o hasta malos manejos por parte de la administración de una empresa. Es importante decir que la liquidación solamente aplica cuando la relación de trabajo termina por una causa injustificada. Es decir, si te cacharon robando un par de cervezas de la fábrica Modelo en la que trabajabas, olvídate de que te den si quiera las gracias; es más, puedes darte por bien agradecido si solo te dejaron ir, pues en la mayoría de los casos las empresas tienden a demandar y hasta el tambo puedes ir a dar.

Una vez definido esto, ¿cómo podemos saber si nos toca liquidación? Esta es una pregunta clásica, pero la respuesta más sencilla es porque la empresa quebró o debe hacer recorte de personal. Muchas veces también es porque el trabajador no cumple los requerimientos que el patrón esperaba. Existen muchas explicaciones e infinidad de casos, pero lo importante aquí es identificar que la liquidación nos corresponde cuando nosotros NO hemos optado por renunciar, y en cambio, la empresa SÍ que ha decidido terminar la relación laboral sin un hecho justificable.

despido-finiquito-liquidacion

Mucho ojo, nadie puede obligarte a firmar tu renuncia si tú no quieres. El hecho de que tú optes por firmar una renuncia si te cacharon robando, tomando o drogándote en las instalaciones es otro rollo, como también es el rollo de los impuestos que te retienen al momento de hacer el cálculo del finiquito o de la liquidación.
¿Pero qué contempla una liquidación?

Además de las prestaciones mínimas de ley, incluyen estas otras:

    Indemnización de 3 meses de salario.
    Prima de antigüedad de 12 día de salario por cada año laborado.
    Sueldos caídos en caso de interponer una demanda (OJO, con la nueva reforma laboral, los sueldos no pueden rebasar más de un año, luego vendrán intereses, pero eso es harina de otro costal)
    20 días de sueldo por cada año trabajado (Esto es en caso de que el despido sea injustificado y el patrón no quiera reinstalar al trabajador)

Ahora que sabes esto, ¿aún pretendes renunciar a tu trabajo?



 

Ver Todos los Nuevos